La radical y dolorosa opción de una mastectomía

La vuelta al mundo dio la noticia de Angelina Jolie y su doble mastectomía con el fin de reducir las posibilidades de desarrollar un cáncer, debido a sus antecedentes familiares. La actriz es portadora del gen BRCA1 y los especialistas estimaban que tenía un 87% de riesgo de contraer cáncer de mama y un 50% de padecer cáncer de ovarios.

Tradicionalmente la mastectomía se utiliza para luchar contra el cáncer de seno en aquellas mujeres que tienen alguna posibilidad de desarrollarlo. El cáncer de mama, a nivel mundial, es la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, causando 1.383.500 casos nuevos y 458.400 fallecimientos anuales, según la Agencia Internacional de Registro de Cáncer.

En nuestro país, hacia fines del 2010 se presentaron  alrededor de 1.338 fallecimientos por esta enfermedad, siendo la primera causa de muerte por cáncer en la mujer, con una tasa de 15,7 por cien mil mujeres, desplazando de esta manera al cáncer de vesícula  que antes lideraba en mortalidad. La tasa de incidencia de cáncer de mama aumenta considerablemente desde los 40 años de edad, es por ello que la detección precoz y la educación son claves para su pesquisa precoz, siendo la mastectomía una gran oportunidad.

LA VISIÓN PROFESIONAL
La mastectomía es una cirugía preventiva que se realiza hace más de 30 años. El procedimiento, según indica el cirujano plástico Héctor Valdés, consiste en retirar el contenido glandular, pero respetando la piel, grasa, pezón y algunas venas y arterias al interior del busto. “Para obtener mejores resultados, se coloca un implante mamario que reemplaza el volumen que se quitó”, explica el especialista. Inicialmente esta técnica se realizaba en la mama “sana” como una forma de prevención, en pacientes que habían sufrido cáncer de mamá en un solo lado.

Tomar la decisión de realizar este tipo de operación no es nada fácil, pero si la cirugía está a cargo de un equipo de calidad, se obtienen muy buenos resultados estéticos. Queda una mama muy refinada y atractiva y además se puede aprovechar de hacer una reducción o levantamiento del volumen del busto. Esta cirugía preventiva tiene un resultado estético en su mayoría mejor que el de una mastectomía radical o parcial. “En términos de hospitalización y recuperación, sólo es una noche interna y la paciente queda con drenaje un par de días. En una semana y media ya puede comenzar con actividad moderada y pasados 30 días, comenzar a realizar deportes”, cuenta el doctor Valdés.

Es muy conveniente que  las mujeres con antecedentes familiares e incluso aquellas que no, se sometan a un test genético y de forma periódica a los exámenes correspondientes para detectar alguna anomalía.

LA CARGA PSICOLÓGICA
Uno de los grandes problemas que afecta a las mujeres, que se han sometido o deben realizarse una mastectomía, guarda relación con el daño psicológico y trauma que puede generar dicha situación. “La pérdida de una zona tan característica del cuerpo femenino provoca en las mujeres una sensación de lástima hacia su realidad, menosprecio del sexo opuesto, inseguridad, timidez e incluso vergüenza a enfrentar situaciones relacionadas con el aspecto íntimo, es por ello que dentro del tratamiento quirúrgico, es fundamental que se incluya una terapia psicológica,  que entregue una salida emocional a todas esas sensaciones y que devuelva el espíritu de triunfo ante la enfermedad”, afirma el psicólogo Juan Igancio Valenzuela.

En Chile ya se encuentra disponible una operación reconstructiva de la mama extirpada y que está cubierta por el Auge. Esta intervención llegó a formar parte de este listado disponible en la atención pública gracias al apoyo de diversos médicos especialistas en mastectomía, quienes tuvieron que compartir la recuperación de algunas pacientes, que estaban gravemente afectadas por la pérdida del busto.

comments
Usted está aquí: Inicio Belleza Archivos La radical y dolorosa opción de una mastectomía